• Español
  • English
Medidas de reforma laboral

Medidas de reforma laboral

Share

Mediante el Decreto-Ley N° 32/2021 de 28 de diciembre, la Jefatura de Estado promulgo una serie de medidas urgentes para la reforma laboral, con el fin de garantizar la estabilidad en el empleo y la transformación del mercado de trabajo. 

1. Análisis de la situación actual

La normativa presenta un diagnóstico respecto las principales debilidades estructurales que deben ser adecuadamente corregidas para conseguir un mercado de trabajo justo, sostenible y resiliente, con capacidad para abordar las transformaciones y retos de futuro. 

Según se expone, España cuenta con un modelo laboral basado en la temporalidad, lo cual desincentiva la inversión en formación, tanto en recursos como en tiempo dedicado, por parte de las empresas y las personas trabajadoras, pero también porque el elevado nivel de rotación laboral de una parte considerable de las plantillas impide la cualificación permanente y la vinculación profesional de las personas. 

En ese sentido, para hacer frente a dicha anomalía de paro y temporalidad, es necesario realizar una transformación integral del mercado de trabajo, cambiando las normas que favorecen la temporalidad mencionada, por otras que impulsen la estabilidad en el empleo, generando así un cambio en las prácticas y en la propia cultura de las relaciones laborales. 

2. Problemáticas identificadas

Tras lo expuesto, la normativa expone una serie de problemáticas que afectan directamente las prácticas y cultura laboral que el análisis realizado expone. Aquellas prácticas identificadas son; 

  1. Un modelo de relaciones laborales especialmente frágil, débil e inestable, que es el responsable, en buena medida, de que las caídas en la actividad económica se trasladen con enorme intensidad a la destrucción del empleo, salvo en la última crisis gracias a la aplicación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).  
  2. El elevado nivel de temporalidad ejerce una fuerte presión sobre los salarios y el resto de las condiciones de trabajo, convirtiéndose en un instrumento para la devaluación salarial que, por un lado, deteriora el nivel de vida de las personas y, por otro, debilita la demanda interna y, por lo tanto, la capacidad de crecimiento económico de nuestro país. 
  3. La combinación de aumento del empleo temporal en las fases expansivas y la destrucción intensa en las fases recesivas de ciclo económico impide la necesaria estabilidad para mejorar la productividad de la economía y de las empresas españolas, provocando las condiciones de un modelo no deseado, que busca la competitividad en la reducción de los salarios y no en lograr una mayor productividad; esto es, competir con más calidad y más innovación, tanto en los productos como en los procesos de producción. 
  4. Una reducción en los niveles de competitividad y productividad de las empresas por una menor inversión en formación y menor capacidad de adaptación a los cambios y mejoras tecnológicas (sin estabilidad en el empleo no hay inversión real en formación).  

3. Plan de recuperación

Partiendo de lo anterior, con el objetivo de enfrentar las situaciones expuestas, se planeta el “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia”, el cual busca la recuperación de los niveles previos de actividad anteriores a la pandemia, generando empleos de calidad en un marco normativo moderno que permita conseguir un crecimiento sostenible, así como la necesaria transformación digital; el impulso de la participación paritaria de las mujeres, proporcionando nuevas oportunidades profesionales y vitales a las generaciones más jóvenes; y, por último, la reducción de la desigualdad y las brechas sociales y territoriales con una apuesta decidida por las personas más vulnerables. 

Fuente: Boletín Oficial del Estado 30/12/21

Noticias Relacionadas

¿Cómo Podemos Ayudarte?

    Para comunicarte con nosotros necesitas llenar el siguiente formulario