• Español
  • English
Se plantean modificaciones en los aranceles e impuestos a la salud

Se plantean modificaciones en los aranceles e impuestos a la salud

Share

Share on linkedin
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

A través de su columna web en el portal “Eju”, Emilio Martínez, publicó las opiniones del Dr. Pablo Sitic, previo presidente del Tribunal de Ética del Colegio Médico de Bolivia, y al economista Hugo Marcelo Balderrama respecto las demandas de los colegios profesionales y centros médicos privados sobre las presiones tributarias que reciben.

1. Escenario sanitario crítico

De acuerdo a las opiniones médicas expuestas, la llegada de la cuarta ola de la pandemia, ocasionada por el Covid-19, es inminente. Por lo mismo, es de suma importancia poner en discusión cuáles son, en la actualidad, las fortalezas y debilidades del sistema de salud boliviano, público y privado, y con ello saber cuáles son las herramientas que se tiene para enfrentarla.

2. Preocupaciones fiscales

Respecto a las clínicas privadas, existe una gran preocupación respecto los aranceles máximos impuestos en la Ley de Emergencia Sanitaria, que no permitirían afrontar costos y que complicaría la atención en las coberturas que excedan a los montos asegurados.

Según señaló el Dr. Sitic;

  • “La cuarta ola está ya instituida. Es notorio que el número de pacientes positivos está elevándose cada vez más. Lo grave es que no se está realizando la cantidad de estudios que se venían haciendo en la época de la tercera ola”.
  • “Los topes en los aranceles fijados a las clínicas privadas por la Ley de Emergencia Sanitaria son bajos, por ello, el gobierno quiere controlarlos sin medir los gastos que tienen las clínicas en la atención a los pacientes. No es lo mismo tratar a un paciente en una terapia intermedia, en una terapia intensiva o en una habitación individual”.
  • “Los aranceles médico-privados son diferentes a los de la seguridad social y a los de los hospitales públicos, porque en las clínicas privadas les ofrecen a los pacientes toda la medicación de primera y con equipamiento de alta tecnología. Se usan equipos desechables que no son reutilizados y la atención se hace con un número apropiado de profesionales, de acuerdo a lo que mandan los protocolos. Eso tiene un costo mayor. Adicionalmente, las clínicas no tienen una subvención, como la que sí tienen las cajas de seguridad social mediante la obligatoriedad. Entonces, hay una diferencia y el control tiene que ser con racionalidad”.

Por otro lado, bajo el aspecto tributario, Balderrama mencionó que, gran parte de los costos de las clínicas privadas son impuestos, por ello corresponde bajar esa presión si se quiere reducir aranceles.

Finalmente, el economista mencionó, como muestra de la voracidad fiscal sobre el sector salud, la Resolución 10-0015-14 del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), que amplió la designación como agentes de información a clínicas, hospitales y centros de salud, con el propósito de que reporten a la administración tributaria sobre la cantidad de intervenciones que realizan los profesionales médicos (cirujano, anestesista, instrumentista, asistente y demás especialistas) y los ingresos que perciben.

Fuente: EJU 02/11/21

Noticias Relacionadas

¿Cómo Podemos Ayudarte?

    Para comunicarte con nosotros necesitas llenar el siguiente formulario